Trucos para reformar tu casa y ahorrar energía

Publicado el 5/5/2016
Categorías: arquitectura, energía


Incluso si no disponemos de mucho dinero podemos realizar una serie de reformas que nos ahorrarán miles de euros en la factura energética durante los próximos años.

Si vivimos en una comunidad de vecinos en una ciudad es posible que nos encontremos con algunas limitaciones porque no podremos intervenir ni en la fachada ni en la cubierta del edificio, por lo que todas las mejoras tendrán que hacerse en el interior de la vivienda. Sin embargo, si vivimos en un chalet (adosado o exento) nos encontraremos con menos impedimentos a la hora de tomar decisiones.

 

Poner ventanas de doble o triple vidrio

Gran parte de la energía que gastamos en nuestra vivienda se pierde a través de las ventanas. Estas pérdidas son aún mayores si nuestra casa tiene grandes ventanales. Si tenemos un presupuesto limitado, aquí es donde tenemos que invertir.

 

Poner carpinterías de madera

A diferencia del aluminio y el hierro, la madera es un aislante excelente. La otra opción sería utilizar carpinterías de PVC con rotura de puente térmico, ya depende de lo que prefiera cada uno.

Ventanas Aislantes de Madera

Las carpinterías tienen un soporte de determinado grosor, por lo que una carpintería que soporta un vidrio doble no podrá soportar un vidrio triple, así que si vamos a incrementar el grosor de las ventanas tendremos que sustituir nuestras carpinterías por unas nuevas.

Hay que asegurarse de sellar con silicona todas las rendijas que haya entre la carpintería y el tabique para impedir la entrada de corrientes de aire frío.

 

Instalar persianas con aislante en todas las ventanas

Esto nos permitirá poder cerrar las persianas por las noches en invierno e impedir la salida de calor de la casa. En verano podemos cerrar las persianas durante el día y abrirlas a última hora de la tarde, cuando el calor sea menos sofocante. Así conseguiremos una temperatura más agradable en la vivienda cuando volvamos a casa de trabajar sin tener que encender el aire acondicionado.

 

Cerrar la terraza

Además de ganar unos metros cuadrados útiles crearemos una cámara de aire aislante. Si además está orientada al sur tendremos un invernadero que nos proporcionará calor en invierno, aunque tendremos que colocar estores o cortinas para evitar la entrada de sol en verano. Es probable que tengamos que pedir permiso a la comunidad de vecinos o al ayuntamiento para realizar esta reforma.

 

Aislar el muro exterior

Si podemos permitirnos perder 10 centímetros en todo el perímetro de la casa podemos colocar unos paneles de aislante térmico (por ejemplo, de corcho natural) anclados al interior de las paredes que den a la calle y después forrarlo con paneles de cartón yeso y pintar encima.

Paneles aislantes de corcho

No necesitaremos picar el cerramiento de la casa ya que no sustituiremos el aislante existente, por lo que ahorraremos bastante tiempo en la reforma. Tampoco necesitaremos sustituir el suelo, aunque sí que habrá que anclar la estructura de los paneles de cartón yeso al suelo mediante tornillos y colocar un rodapié nuevo.

 

Cambiar la caldera

Los nuevos modelos tienen una combustión mucho más eficiente que los antiguos. Además, si sometemos su casa a otras modificaciones aquí propuestas es posible que no tengamos que instalar una caldera tan potente como la que tenemos actualmente y nos valga con un modelo más económico (es aconsejable que un profesional nos haga una auditoría energética antes de cambiar la potencia de la caldera).

 

Sustituir las bombillas incandescentes

Una bombilla incandescente de 60 watios nos proporciona 55 watios de calor y 5 watios de luz (10% de eficiencia) y tiene una vida util de aproximadamente 1000 horas. Las bombillas fluorescentes son 5 veces más caras que las incandescentes, pero son eficientes en un 80% y tienen una vida util sensiblemente mayor.

Cuando sustituimos una incandescente por una fluorescente estamos ahorrando unos 22€ en energía durante la vida de la bombilla. La otra opción es optar por una iluminación por LEDs que nos permite ahorrar mucho más dinero a largo plazo pero que requiere cambiar parte de la instalación eléctrica de la casa, lo cual supone un gran desembolso de dinero. Esta última opción es recomendable sólo para viviendas de obra nueva.

 

Instalar paneles fototérmicos

Si tenemos alguna fachada o cubierta orientada al sur podemos barajar la opción de instalar colectores térmicos. No nos proporcionarán energía suficiente como para no gastar nada en calefacción pero nos darán la suficiente como para cubrir nuestros gastos de agua caliente sanitaria (para cocinar, lavarnos las manos, ducharnos…).

Dependiendo del tamaño de nuestra familia nos bastará con uno o dos paneles, podemos contratar a un profesional para que nos calcule la potencia a instalar en función de nuestras necesidades, la orientación de los paneles y nuestra situación geográfica.

Paneles solares fototermicos agua caliente sanitaria

Si la comunidad de vecinos en la que vivimos no nos permite anclar los paneles a la fachada o la cubierta y contamos con una terraza orientada al sur de más de 1.5 metros de ancho podemos apoyarlos inclinados sobre la pared para que capten la mayor cantidad de sol posible sin recibir sombra del peto de la terraza.

 

Instalar una caldera de leña o de “pellets”

Esta solución sólo será viable si vivimos en un ático o en un chalet porque necesitaremos una salida de humos. La combustión de biomasa es la manera más eficiente y ecológica de producir calor.

Muchos dirán que contamina más porque produce humo pero ignoran que para producir electricidad también se queman combustibles fósiles, a lo que hay que añadir pérdidas del 60% de la energía por el transporte a través de las líneas de alta tensión.

Estufa de pellets o biomasa

Una estufa de “pellets” de serrín prensado nos costará entre 1500€-3000€ pero por 1€ ó 1.5€ al día nos mantendrá la casa caliente durante todo el invierno.

 

Instalar enchufes con interruptor

Muchos de nuestro aparatos eléctricos siguen consumiendo energía aún estando apagados. Es el caso de los televisores, reproductores de DVD, minicadenas y ordenadores, que estando desconectados pueden consumir hasta el 40% de la energía que consumirían estando en funcionamiento.

 

Ladron o regleta con interruptor

 

Por ejemplo, por menos de 10€ podemos comprar en cualquier ferretería o almacén de bricolaje un ladrón con interruptor al que conectaremos la pantalla, la impresora y el ordenador. Si apagamos el interruptor cuando hayamos terminado de utilizarlo estaremos ahorrando casi 4€ de electricidad al mes.

 

Bajar la temperatura del termostato

Es la solución más fácil y más barata. Sólo será eficiente si vivimos en un bloque de apartamentos o en chalets adosados. El calor se transmite de los objetos más calientes a los más fríos.

Si nosotros bajamos la temperatura del termostato y nuestros vecinos no lo hacen, nuestra casa estará ligeramente más fría que la de ellos, por lo que absorberemos el calor de su vivienda hacia la nuestra, reduciendo así nuestra factura energética.

Esto también ocurre en verano con el aire acondicionado: si nuestra casa está un poco más caliente que la de nuestros vecinos el calor pasará de la nuestra a la suya.


Etiquetas: , , , , ,